lunes, 27 de mayo de 2013

Comentario bíblico Ezequiel 28:11-19



Voy a exponer dos comentarios bíblicos sobres Ezequiel Capitulo 28:11-19 donde en muchas iglesias enseñan sacando de contexto que se habla de satanás o ángel caído llamado lucifer, pero algunos teólogos están de acuerdo que allí se habla claramente del rey de Tiro “Hijo de hombre, dí al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios; (Eze 28:2 RV1960)”


Datos Bibliográficos
Título: Biblia Comentada (7 Tomos)
Autor(es): Profesores de la Universidad  Pontificia, 
                           de la Facultad Teológica Dominicana de 
                           San Esteban y del Seminario diocesano 
                           de Salamanca 
Editorial: Biblioteca de Autores Cristianos (B.A.C.)
Edición: 2da. Edición (1975)
Copyright: © 1975 B.A.C. Madrid, España.


COMENTARIO BÍBLICO DE PROFESORES DE SALAMANCA
Elegía irónica dedicada al rey de Tiro (11-19).
11 Fueme dirigida la palabra de Yahvé, diciendo: 12 Hijo de hombre, canta una elegía al príncipe de Tiro y dile: Así habla el Señor, Yahvé: Eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado en belleza. 13 Habitabas en el Edén, en el jardín de Dios, vestido de todas las preciosidades:” el rubí, el topacio, el diamente, el crisólito, el ónice, el berilo, el zafiro, el carbunclo, la esmeralda y el oro te cubrían; llenaste tus tesoros y tus almacenes. El día en que fuiste creado, 14te pusiste junto al querube, colocado en el monte santo de Dios, y andabas en medio de piedras de fuego 5. 15 Fuiste perfecto en tus caminos desde que fuiste creado hasta el día en que fue hallada en ti la iniquidad. 16 Por la muchedumbre de tus contrataciones se llenaron tus estancias de rapiñas, y pecaste, y te arrojé del monte santo y te eché de en medio de las piedras de fuego, ¡oh querube protector! 17 Ensoberciese tu corazón de tu hermosura y se corrompió tu sabiduría por tu esplendor; por tierra te he derribado, ante los reyes te he colocado, y te entregué en espectáculo a los reyes 18 por la muchedumbre de tus iniquidades; en la injusticia de tu comercio, profanaste tus santuarios, y yo haré salir de en medio de tí un fuego devorador y te reduciré a cenizas sobre la tierra a los ojos de cuantos te miran. 19 Todos cuantos de entre los pueblos te conocían se asombrarán de ti. Serás el espanto de todos y dejarás de existir para siempre.

La elegía, como otras de Ezequiel, tiene un carácter irónico: el rey de Tiro (personificación de la ciudad) se consideraba corno el dechado de perfección: eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado en belleza (v.12). Por sus riquezas podía considerarse habitando en el Edén, en el jardín de Dios (v.15). En el v.2 decía de sí mismo que habitaba en una morada de Dios. Sus palacios y vestidos estaban hechos con toda clase de piedras preciosas6. Ya desde el día en que fue creado estuvo en el monte santo de Dios. Según la mitología fenicia, los dioses tuvieron su morada en la isla de Tiro. El profeta juega en su descripción irónica con elementos mitológicos paganos y con datos bíblicos. Así, presenta al rey de Tiro en el jardín de Dios, Edén. Y después lo presenta, según la mitología tiria, habitando en el monte de Dios el día que fue creado.
La mención del Edén le trae a la memoria el querube que guardaba el jardín de Dios7, y así, por asociación de ideas, nos presenta al rey de Tiro junto al querube (v.14), en el monte santo de Dios. Y allí caminaba en medio de piedras de fuego (v.14). El fuego en el A.T. es símbolo de la santidad divina, en cuanto que es un aislante de todo lo profano, que a su contacto queda consumido. En la visión inaugural, Ezequiel ve a Dios en un carro rodeado de fuego por todas partes 8. Yahvé se apareció a Moisés en una zarza ardiendo 9. En el Apocalipsis de Henoc 10, éste, en su viaje por el cielo, ve “una construcción de cristal, y dentro piedras de lenguas de fuego.” Ezequiel, pues, idealiza la supuesta morada primitiva del rey de Tiro en la asamblea de los dioses.
Al principio el rey se portó con modestia; mientras Tiro se fue formando como ciudad, nada había reprochable: fuiste perfecto en tus caminos desde que fuiste creado. (v.15); pero con la afluencia de riquezas de todas partes se corrompió y fue hallada la iniquidad. Por sus rapiñas, Yahvé le va a castigar, y le arrojará del monte santo (v.16), es decir, de la ciudad de Tiro, en otro tiempo morada de los dioses Bel y Melkart. El rey de Tiro ha sido desposeído de sus palacios, de su Edén, de sus riquezas, y arrojado fuera. La frase ¡oh querube protector! es terriblemente irónica. El rey de Tiro había sido asociado al querube en su vida en el Edén; por tanto, asimilado en cierto modo a aquél; pero ahora es arrojado fuera. Por la soberbia de su corazón ha sido derribado de su poder, y se ha convertido en espectáculo de los reyes (v.17). La injusticia en sus transacciones comerciales ha hecho que fueran profanados sus santuarios (v.18), poniendo las riquezas de todos los pueblos mal adquiridas al servicio de sus divinidades. Pero esa injusticia será la causa de su ruina: haré salir de ti un fuego devorador, que reduzca todo a cenizas. Se convertirá así en objeto de espanto para todos los pueblos que antes admiraban a la gran ciudad fenicia.
La descripción ha sido desbordante y con colores apocalípticos. El profeta, después de haber presentado a Tiro como una majestuosa y rica nave que se va a los abismos, presenta al rey de Tiro en una condición privilegiada de origen, pero que por su soberbia ha sido castigado a perder su estado de privilegio 11.


CASA BAUTISTA DE PUBLICACIONES

COMENTARIO BIBLICO DEL SIGLO XXI
Ezequiel 28:11-19


Expulsión del “paraíso”

Este lamento describe el surgimiento y la caída del rey de Tiro, y así el surgimiento y la caída de la nación estado misma. La descripción recuerda fuertemente a la narrativa del huerto del Edén. Sin embargo, no hay un intento de hacer un paralelo estrecho con el relato de Gén. Como a menudo en Eze., las metáforas son mezcladas libremente, alteradas y adaptadas como convenga al lenguaje de la profecía. El lenguaje poético sirve para resaltar el grado de caída que Tiro experimentó; fue como una expulsión del paraíso.

11-19 El lamento al rey de Tiro es, en otras palabras: “Tú eras una vez un modelo perfecto de sabiduría y hermosura (12), morando en un paraíso, adornada con espléndidas joyas (13, 14) y exhibiendo un comportamiento intachable (15). Pero tus extensas actividades comerciales llevaron a la opresión. Tu esplendor te hizo engreída y corrompió tu pensamiento. Tus muchas prácticas comerciales deshonestas condujeron a la profanación de los santuarios. Por tanto, has sido expulsada de tu paraíso y derribada (16-18). Los que te observan se horrorizan de ti (19).”

Notas. 13 Las piedras preciosas nombradas aquí han sido tomadas como alusión a las vestiduras del sumo sacerdote (Exo. 28:17-20), pero a veces también las divinidades paganas se vestían con ropaje cubierto de joyas. El énfasis aquí es simplemente la riqueza del rey (y de Tiro). 14-16 El significado exacto del querubín no es claro, y depende de qué lectura textual se sigue. O el rey de Tiro fue elevado a la posición de un querubín, o se le designó aun querubín como guardián. Ambas traducciones señalan hacia su elevada posición. Las piedras de fuego posiblemente son una referencia a las piedras preciosas mencionadas en el v. 13. Alternativamente, puede ser una descripción de algún rasgo brillante o resplandeciente hallado en el monte de Dios. 15 Perfecto: nuevamente una alusión al relato de Edén. 18, 19 Aquí el tema cambia del rey a la ciudad de Tiro.


Como vemos al rey de Tiro se le llama querubín protector que estuvo en el Edén Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. (Eze 28:12-14 RV1960)” Como observamos en este pequeño análisis al rey de Tiro se le dedica esta endecha, luego le dice “Tú eras sello de la perfección…”, luego se le dice que estuvo en el Edén y que era un querubín la misma forma de hablar la encontramos en todo el capítulo 31 de Ezequiel, donde a Faraón se le llama árbol del  huerto de Dios y que estuvo en el Edén “¿A quién te has comparado así en gloria y en grandeza entre los árboles del Edén? Pues derribado serás con los árboles del Edén en lo profundo de la tierra; entre los incircuncisos yacerás, con los muertos a espada.
Este es Faraón y todo su pueblo, dice Jehová el Señor. (Eze 31:18 RV1960)”  Obviamente que ninguno de los dos estuvieron en el Edén literalmente pero está claro que el mensaje va al rey de Tiro Ez.28 y en Ez.31 al Faraón porque es una forma de hablar de los profetas en parábolas “Y he hablado a los profetas, y aumenté la profecía, y por medio de los profetas usé parábolas.

(Ose 12:10 RV1960)”.

Buscar este blog

Cargando...

Ultimo Vídeo